El sueño de la razón

El sueño de la razón

Tenía sueño. Y nadie lo entendía. Quería dormir hora tras hora, día tras día. Y nadie lo entendía. Ni cafeína, ni teína. Las noches le resultaban demasiado cortas. Daba igual el lugar o la compañía. Cerraba los ojos. Todo se paralizaba, el ruido, ellos, vosotros, incluso a veces, hasta su respiración. Detenía el mundo cada vez que podía.
Quería seguir soñando… lejos de la realidad.

Tenía sueños.

Anuncios
Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Podías tocar el cielo

Construida desde los cimientos con pilares de ilusión.

La conciencia llegaba hasta el tejado y la confianza creció poco a poco y fue llenando de fuerza sus paredes. El suelo era de robusto valor. El mobiliario estaba construido por la alegría y las sonrisas perfumaban cada esquina de aquella casa.

La habitación más pequeña estaba llena de superación, y la más grande de humildad. La más oscura de esperanza y la más luminosa de realidad. En el primer piso de respiraba un aire de inocencia que, paso tras paso, se convertía en experiencia.

Las escaleras, que tambaleaban, estaban hechas de miedo. Un miedo que, a veces, al subirlas, te hacía dudar. Pero la barandilla estaba cubierta de fuerza. Fuerza de voluntad. Las ventanas estaban hechas de oportunidades. Algunas abiertas, otras cerradas.

Al recorrer aquella casa paso tras paso iban quedando los recuerdos y la constancia era la llave que abría todas las puertas. 

Y, vista desde fuera, aquella parecía una casa como cualquier otra. Pero una vez subías a la terraza, si querías, podías tocar el cielo. 

Image

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Carta de un minero

La noticia llenó las portada de algunos diarios internacionales. Sin embargo, bajo mi punto de vista se está dando poca información en los grandes medios de lo que está pasando con los mineros de este país. Aquí dejo una carta en la que Juan José Fernández explica los motivos del malestar del colectivo y aclara algunas dudas. 

He trabajado 25 años en la mina, bajé a un pozo cuando tenía 18 años y me gustaría deciros que me asombran muchos comentarios que leo sobre la minería y las prejubilaciones, en éste grupo y en otros. Os doy mi parecer, para ver si puedo disipar varias dudas que veo que hay sobre éste sector.

1º La lucha que están llevando los compañeros en éstos momentos, no es para pedir dinero, sino para que se respete el acuerdo firmado el año pasado entre el Ministerio de Industria y los sindicatos mineros, la firma de éste acuerdo tenía unas ayudas asignadas hasta el año 2018. Éste dinero lo dió La Comunidad Europea y no los Gobiernos Españoles, con ésto quiero decir que no lo puso ningún español para ayudarnos como piensa mucha de la gente que tanto nos critica…. En cuanto a éste dinero lo que yo me pregunto, como casi todas las familias mineras, es donde está la parte de los Fondos Mineros que supuestamente iría destinada a la creación de industrias alternativas al carbón en las cuencas mineras, después del cierre de las minas.Pues bien, cómo en muchos otros sectores, el dinero lo manejaron los políticos y los sindicatos. Con parte de éste dinero, os podría decir, por ejemplo, que el Señor Gabino de Lorenzo ( ex-alcalde de Oviedo) pagó las farolas de su ciudad, el nuevo Palacio de Exposiciones y Congresos y otras muchas obras. La ex-alcaldesa de Gijón ( la Señora Felgeroso) lo invirtió en la Universidad Laboral y cómo el primero, también en otras obras. En el Valle de Turón,perteneciente a la Cuenca del Caudal, donde yo vivo, con más de 600 muertos ( que sepamos, pues en la guerra civil se quemaron los archivos anteriores ) en las minas desde el año 1889 hasta el 2006 cuando se cerraron, hicieron un polideportivo que por cierto, se inauguró sin aseos y así siguen, una senda para pasear y poco mas.Todo nuestro entorno esta lleno de escombreras, que poco a poco se están intentando recuperar.

Pero de reindustrialización, que es lo crea los puestos de trabajo estables para que siga habiendo vida, casi nada.

2º Veo con asombro que a mucha gente le parece mal ésta ayuda, no quisiera escribir ésto, pero hay ayudas a otros sectores como la ganadería, el campo, la pesca y muchas más que no voy a mencionar, yo personalmente me alegro, prefiero que las ayudas sean para los trabajadores que para los chorizos que nos roban todos los días.

3º Después de acabar la guerra civil en este país, parece que muchos de vosotros no sabéis que los mineros españoles estuvieron trabajando una hora gratis, al día y durante muchísimo tiempo, para levantar lo que el franquismo destruyó, cuando en nuestras casas no teníamos ni para comer.

4º En el año 1962 los mineros empezaron una huelga que se extendió por toda España, donde se consiguieron muchos de los derechos que tenemos todos los españoles hoy en día y que ahora están tratando de arrebatarnos. En ésta huelga hubo muchos palos, presos, hambre y destierros hacia otras provincias de España separándolos de sus familias y que empezaron a regresar en el año 1980.

5º Sobre las prejubilaciones, es mentira que los mineros se prejubilen con 40 años y habláis de euros con si fuese que nos tocó la primitiva, la realidad es otra, dentro de de las mensualidades que cobran los prejubilados está incluida la parte de sus pagas extraordinarias y van en función de las categorías laborales,no cobra lo mismo un picador,que un barrenista ó que un ayudante de barrenista etc., su cotización es al 50%, quiero decir con ésto que nosotros cada dos años, cotizamos a La Seguridad Social un año mas, por ejemplo yo que trabaje 25 años, he cotizado a La Seguridad Social 37 años y medio,¿ alguno de vosotros creéis que llegareis a pagar lo que nosotros aportamos a dicha Seguridad Social?.

6º.El carbón que traen de fuera según vosotros es más barato que el autóctono, lo pongo en duda pero voy a pensar que es verdad, ¿qué queréis vernos siendo unos esclavos como en éstos países? yo no quiero que ningún trabajador del mundo lo sea. Esto que voy a escribir es un hecho real, he trabajado con compañeros Checos y Polacos, cuando llegaron a Asturias y empezaron a comprar en los comercios, estaban acojonados porque podían comprar la cantidad que quisieran y en sus países no podían hacerlo. La primera Navidad que pasaron con nosotros traían en cada mano una tableta de turrón.. nosotros les preguntábamos que por qué hacían eso y nos decían que en su país, no se podían permitir ni comprarlo ya que su salario solo llegaba para mal comer. Con ésto quiero decir que sino defendemos nuestros derechos nos pasará lo mismo.

7º.Sobre los cortes de carretera contestaré a todos esos que tanto protestan porque los mineros les impiden acudir al trabajo o a estudiar y dicen que cuando tengan problemas en su empresa, irán a los centros de trabajo de otros a “fastidiar”. Os diré que siempre que algunos compañeros de otros sectores nos pidieron ayuda para defender sus puestos de trabajo, hemos parado 24 horas, apoyando aquí y fuera de aquí. Cuando las huelgas de los mineros Ingleses, paramos de trabajar y se hizo una colecta para mandarles dinero para que pudieran alimentar a sus familias. ¿alguno duda que no vamos a unirnos a cualquier sector afectado?.Pero parece que ahora cuesta trabajo hasta pedir ayuda a los demás. Apoyarnos unos a otros es fundamental, pero lo que hacemos sin embargo es lo contrario y así los de arriba siempre jugaran con ventaja. Si todos los trabajadores españoles estuviesen tan unidos como los mineros, los gobernantes de este país se lo pensarían mucho antes de hacernos recortes como los están haciendo, os lo puedo asegurar. Reflexionar sobre quien os impide ir a trabajar o a clase, con los despidos legales de hoy en día y los recortes en educación, los que os lo están impidiendo son nuestros políticos. También me gustaría decirles a los que opinan que deberíamos ir a quejarnos a Madrid a las puertas del Ministerio y que “a los demás les dejemos tranquilos”, que sí que hemos ido, pero por la censura mediática que estamos teniendo puede ser que no se esté informando con transparencia. Creo firmemente que el trabajador que defiende sus derechos no es un terrorista como nos llaman ahora por luchar por el bienestar de nuestras familias.

Os invito a todos a que salgáis de vuestras casas y defendáis lo vuestro. Quedándoos en casa, estáis permitiendo que poco a poco consigan meteros el hambre en vuestras vidas. Quieren que nuestros hijos y los vuestros sean analfabetos como nosotros, que vimos las paredes de la escuela más por fuera que por dentro, un pueblo analfabeto es más fácil de dominar. Manteneros informados, contrastar todo lo que veáis por la televisión, ahora tenéis Internet, móviles, para poder estar en contacto permanente, organizaros, de la forma que queráis, pacíficamente o directamente en las barricadas, pero organizaros! Marcar objetivos a conseguir en un plazo corto de tiempo, el gobierno va muy rápido cuando es su favor y lo sabéis. Quitar la palabra “miedo” ó la frase “total para lo que va a servir” de vuestras mentes y tomar el control de vuestro futuro.

Si alguien no entiende algo de lo que escribí o me quiere hacer alguna pregunta más concreta, si puedo, se la contestare con mucho gusto.

Muchísimas gracias a todos y todas los que nos apoyáis desde otras provincias y desde otros países.

Un saludo.

Juan José Fernández. Asturias.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

La salud es un derecho

Reproduzco aquí un texto de Lucía Etxebarria que fue escrito el pasado 13 de Mayo del 2012 en La Vanguardia y que ha vuelto a circular hoy por la red. Lamentablemente, pare que algunos siguen sin ser conscientes de que la salud, como dice la escritora, (sí) es un derecho. 

Sábado por la noche. Me pillé la mano con la puerta de la cocina (soy muy propensa a los accidentes domésticos: soy sagitario y no tengo “conciencia de pericuerpo”). Me presenté sola en el hospital de Sant Pau porque mi compañero se quedaba a cuidar de mi hija. Me pasaron a la sala de espera. Allí había una niña, venga a llorar. Le pregunté su edad. Tenía 18 años, estudiaba en Barcelona, tenía una otitis. Llevaba dos horas allí. Su familia estaba en Girona. Yo sé que las otitis duelen muchísimo, he pasado alguna. Pero creo que también lloraba porque estaba asustada y sola. Me presenté antela enfermera. Le dije que por favor le dieran un calmante a esa chica. Me dijo que como enfermera ella no podía administrar nada sin autorización del médico. “¿Y dónde está el médico?”. “Ocupado, y aún puede tardar horas”. Y luego me miró: “Tú eres escritora, ¿no? Escríbelo. Cuenta cómo está la situación”. Y eso he decidido hacer.

Vamos a aclarar las cosas. No están haciendo recortes en sanidad porque la cosa esté así de mal, sino porque la sanidad es un gran negocio, y si se privatiza, al estilo de Estados Unidos, muchos se van a hacer multimillonarios.

Se podría recortar de muchas otras partidas.

Los toros se subvencionan: las fiestas taurinas nos cuestan 564 millones al año en subvenciones.

Los clubes de futbol también, de forma indirecta. Deben 750 millones a Hacienda y 11 millones ala Seguridad Social. De hecho, la UE ya ha propuesto investigar al fútbol español por presuntas ayudas del
Estado.

Se podría eliminar los sueldos y pensiones vitalicias y prohibir por ley que los expresidentes cobren de la empresa privada a la vez que disfrutan de su pensión vitalicia: González y Aznar siguen sin renunciar al sueldo de 80.000 € mientras reciben altas retribuciones de Gas Natural y Endesa, por ejemplo.

Se podría prohibir que un político cobre del Estado y de la empresa privada: Acebes cobra del Congreso y de Iberdrola, por ejemplo.

Se podría recortar sueldos de cargos políticos. Si un ciudadano tiene que cotizar 35 años para percibir una jubilación, no veo por qué los diputados lo hacen a los siete, ni por qué no tributan un tercio de su sueldo del IRPF, como hacemos los demás.

Se podría endurecer las penas contra el fraude fiscal. El 72% de este fraude proviene de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, y dela banca. Ahorraríamos90.000 millones de
euros.

Se podría eliminar el concordato con el Vaticano. El ahorro final estaría entre los 6.000 y los10.000 millones de euros. Jesús predicaba la pobreza, y la Iglesia se debe mantener mediante las aportaciones de los fieles, como ya dijo el propio san Pablo. Esa niña que lloraba en urgencias podría ser su hija. Peor aún, usted podría padecer leucemia. Y si la padeciera, un seguro privado no le ayudaría, porque los mejores especialistas están en la Seguridad Social. Lo sé porque se trata de una enfermedad que he vivido de
cerca.

Usted que me lee: tome conciencia, por favor.

El fútbol es un negocio. Los toros, una tortura. Los gastos del Congreso, un lujo innecesario. Las pensiones vitalicias, una enorme falta de ética. La fe es una opción.

Pero la salud es un derecho.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sobre el sexo y el género

Por simple curiosidad entro en el diccionario de la RAE a buscar una definición que ya creo conocer a la perfección. Introduzco en el buscador la palabra ‘Mujer’. En la primera entrada encuentro: 1. f. Persona del sexo femenino. No quedo satisfecha y decido buscar ‘femenino’ a ver si esa búsqueda me resuelve algo de lo que estoy buscando (que no sé lo que es exactamente). Las primeras entradas son bastante familiares para mí. Pero la sexta me depara una sorpresa: 6. adj. Débil, endeble. ¡Eso es exactamente lo que buscaba! Alguna ‘perla’ para sacarme una carcajada tenía que guardar el lenguaje. Como me ha gustado esto de las búsquedas, y después de quedar perpleja con la sexta entrada me dispongo a buscar ‘masculino’. Para empezar, aquí hay sólo tres entradas, y en la tercera encontramos lo siguiente: 3. adj. Varonil, enérgico. Aunque no soy nada católica (y menos practicante) exclamo casi sin darme cuenta: ‘¡Virgen santa!’. Y aquí es donde empieza el cuento de nunca acabar: en el lenguaje. El lenguaje es el que marca en gran parte al conjunto de la sociedad. El lenguaje es genérico, nos clasifica según el sexo así pues: Soy mujer. Género femenino aunque ni débil ni endeble. Y así me siento.

Recuerdo que cuando era pequeña casi siempre llevaba pantalones. Me resultaban más cómodos para corretear y jugar todo el día, sobretodo en verano. Aún hoy acostumbro a usar pantalones en vez de falda o vestido incluso cuando salgo. Me siguen resultando más cómodos (aunque ya no para corretear). Que yo recuerde, siempre he escuchado comentarios por parte de familiares, vecinos, amigos de familiares y todo tipo de gentes que me decían ‘¿por qué no te pones faldita? Así parecerás más femenina’.

Mi abuela se empeñaba en regalarme vestidos que muchas veces heredaba, con la etiqueta y sin estrenar, mi prima pequeña (ella siempre mucho más femenina en apariencia que yo). Se trataba pues de parecer más mujer a los ojos de la sociedad, no de sentirme más mujer. Yo no quería parecer femenina, no me sirve de nada parecer femenina si no lo siento. Pese a jugar poco con muñecas y mucho con pelotas, pese a usar pantalones y pese a preferir una bicicleta antes que una Barbie, nunca he dejado de sentirme menos mujer. ¿Por qué, entonces durante toda mi juventud, se empeñaban en que yo pareciera femenina? Tenía que parecer que actuaba como tal. El género se actúa. Actúo como mujer porque a mis 22 años he decidido actuar como tal.

Tenemos miedo a saltarnos la ‘cómoda’ norma establecida por la mayoría. El ser humano necesita encasillar por pura comodidad, para saber cómo denominar las cosas. Desde el mismo momento del nacimiento se nos asigna un género, una sexualidad que marcará nuestra vida, una raza, un nombre y hasta una religión. Así pues en el momento de mi nacimiento todos esperan que sea Mujer, Heterosexual, Caucásica, Sílvia y cristiana. Con estas etiquetas es mucho más fácil encasillarme en la sociedad puesto que, a priori, no muestran ambigüedades. Se trata pues de ‘un mundo pensado para ordenar’. Es increíble observar como alguien se descoloca cuando pierde alguna de estas etiquetas sobre una persona a la que creía claramente encasillada.

Todos respondemos a una “llamada” bajo la cual decidimos cómo queremos ser y es la que nos convierte en sujetos y nos “sujeta” a nuestra identidad. Es un acto mediante el cual el ser humano se posiciona y se reconoce en una sociedad: Me posiciono como mujer u hombre según como yo me siento. El problema reside en el hecho que en nuestra sociedad sólo hay una voz autorizada y es la de posicionarse como hombre si tus características físicas corresponden a las de un macho (si tienes la capacidad de fecundar según la RAE) o el de posicionarte como mujer en caso de que tu físico sea el de una hembra (si tienes la capacidad de ser fecundada también según la RAE). Encontramos pues que hombre y mujer son una categoría social dada por una ideología concreta e impuesta que asimila el físico a unos comportamientos determinados.

Image

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

El enemigo

Para aquellos cuatro que mancharon el 29F y que criticaron y agredieron a algunos medios de comunicación. Para todos ellos, cap i seny. 

Espero, ante todo, que ninguno de vosotros os llenéis la boca gritando ‘Democracia Real Ya’. Espero que no seáis los mismo que mientras la policía daba palos a diestro y siniestro en Valencia le gritabais (también a un periodista) ‘Grábalo todo, grábalo todo’.  Espero que antes de volver a agredir recordéis la actuación de los medios de comunicación (y cuando digo medios de comunicación quedan excluidos ABC,  La Razón, Intereconomía o similares) durante el 15M que sirvió para llenar muchas plazas españolas y revolucionar el país. Y espero también que recordéis la denuncia social y difusión que se consiguió de las cargas en la acampadabcn gracias a éstos. Cuando nos interesa, los medios de comunicación son muy buenos, cuando no, son el enemigo. 

Espero que recordéis también que, por contar lo que estaba pasando, recibieron también algunos periodistas. Espero que sepáis que, con vuestros actos, ensuciáis una manifestación en la que mucha gente creía (y sigue creyendo) y que se presuponía pacífica. Porque sí, lamentablemente, el 29F en Barcelona no se recordará como una manifestación en defensa de la educación pública y de calidad si no como un día en el que, gracias a los cuatro de siempre, por las calles de Barcelona había de todo menos educación.

Pero no hace falta que a vosotros, los cuatro de siempre, os hable del trabajo de un periodista. Podéis abrir cualquier diario (o encender la televisión que es más fácil) y ver que nada de lo que hacéis tendría tanta repercusión social, para bien o para mal, si no fuera porque aquellos a los que ayer faltasteis el respeto recogen  la información de lo que está pasando. 

Image

Así es como quedó la cámara de un periodista de Antena3 (vía @Gemmasola )

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El océano del tiempo

El susurro de los árboles y el canto de los pocos pájaros que volaban me devolvieron los recuerdos de infancia que el océano del tiempo había conseguido ahogar. Fue un invierno frío, concretamente un 18 de diciembre según marcaba mi reloj que ya pronto cumpliría un año. Pasaba, como muchas otras veces, por aquella calle, entonces solitaria, en dirección a mi casa. En un revuelo al final de la calle, divisé unos matojos que cubrían una entrada. En efecto, al acercarme comprobé que se trataba del recinto donde mis amigas y yo compartíamos las largas tardes de verano, mientras observábamos el sol ponerse y los cortos días invernales, cubiertas de mantas y otros atuendos. Cada día solía pasar por allí, pero aquella tarde se respiraba un aire diferente que me lleno de fuerza, y aún desconozco el porqué.

Abrí mi maletín cargado de libros. Miré mi reloj, las 14:34. Esa misma tarde había quedado, pero aún tenía un par de horas para mi. Extraje un folio de mi carpeta y un lápiz de mina del estuche. Sin saber del cierto que escribir, me senté en la calzada y dejé que mis pensamientos fluyeran a través del lápiz. Al poco de iniciar mi escrito, advertí que se acercaba una motocicleta. Rápidamente cubrí el folio con mis manos temiendo que alguien pudiese robar mis pensamientos. Lo guardé en mi maleta e hice ver que buscaba algún objeto en el interior de ésta. Sólo cuando me aseguré de que su presencia se había desvanecido por completo volví a retomar mi escrito, esta vez quería acabarlo no cómo muchos otros relatos que siempre iniciaba con ilusión pero que nunca llegaba a finalizar. Volví a mirar el reloj, había pasado media hora desde la última vez que había comprobado la hora. Debía apresurarme si quería llegar puntual a mi cita.

Escribí las últimas palabras mientras daba por finalizada mi inspiración literaria de aquel día. Doblé la hoja por la mitad y la guardé de nuevo, esta vez en el ultimo clasificador de la carpeta, junto a todos mis escritos. Me colgué el maletín y descendí por aquella calle fría, estrecha y solitaria. A medida que avanzaba algo me carcomía por dentro, me di media vuelta y volví a observar el recinto cubierto de matojos, casi sin notarlo mis labios dibujaron una sonrisa, ese sitio tenia algo especial, algo que lo hacia mágico. Volvería a aquel lugar, pero no lo haría sola.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario